miércoles, 4 de diciembre de 2013

Vamos a pasear esto



Sí.

Vamos a pasear.

Vamos a pasear esto.

Vamos a pasear esto.

Vamos a pasear esto.

Aquí hay un bar. En la esquina.

Aquí hay un bar. En la esquina.

«La Covadonga».

Es el bar «La Covadonga».

que ver un piso, entonces coincidimos tres o cuatro personas

ces coincidimos

nas

Bueno, un piso: una habitación.

en el 97

en el 97

paramos aquí a tomar una caña, hmmm

paramos aquí a tomar una caña, hmmm

para

y...

«Covadonga», como se llama ahora

ah... con la habitación, quiero decir

y la habitación estaba

aquí mismo

este portal...

en el número 4 de la calle

ahora no recuerdo bien

eh

no me suena haber estado tan arriba en esta fachada yo

para arriba hay una

como sea, aquí viví seis meses, ocho meses, fue mi primera habitación
en un piso compartido aquí en Madrid

que se llama el «Akser Kebab», pero en su momento era «Pando», era una
sucursal de la famosa cafetería «Pando», la de Atocha

básicamente puerta, puerta con puerta con mi portal

no se podía colgar nada

colgar la

colgar la colada

no se podía colgar nada

quería café, algo así

la herboristería: aquí compraba soja. Yo era vegetariano entonces.
Y... aquí viví bastante tiempo.

Aquí empieza Torrecilla del Leal, que es especial porque en esta calle
había un par de bares. Un bar era el de una señora may

simplemente tenía el mejor pincho de tort

el «Moskito» era un bar

«Moskito» era un bar

«Moskito» era un bar

encontré en su momento, y, bueno, era un fantástico sitio de reunión y
de, simplemente de estar y ese bar

ahora hay un bar nuevo aquí, el «Parrondo»

por las que nunca he parado, y, cómo no, el principal reclamo de la
calle, supongo, está

en la que, cómo no, los cinéfilos se pasaban el día aquí, era un

éfilos se pasaban el día aquí, era un buen sitio de reunión

el día aquí, era un buen

se pasa

nunca he sufri

a callejuela, es donde está la taquilla de

cuando se hace cola aquí

es peculiar porque está como entre la Filmoteca y el edificio del mercado de

de perfumes y cuchillos. Es fascinante.

Y aquí está el mercado

de hecho me he metido en

uh-oh

que no paro

que no paro

y aquí arriba hay una escuela de flamenco

hay varias escuelas de flamenco por la calle

descarga del mercado y yo cuando llegué aquí era vegetariano, así que
lo pasaba bastante mal, bastante mal viendo estos cachos de carne
arrastrados, llevados en brazos hacia dentro... En aquel momento me
impresionaba bastante, yo venía de Londres, donde, bueno, en general,
no era tan común ver la carne expuesta, la carne del animal

era extraño ver la familia llevándolo, día tras día, doce, once o doce
horas al día

día

doce horas al día

la calle, lo tenía siempre enfrente, paraba mucho allí

tras día, doce, once o doce horas al día

doce, once o doce horas al día

doce, once o doce horas al día

doce, once o doce horas al día

fue una experiencia peculiar, así, poco a poco

En el 98, en verano, me mudé aquí en el número 9, al lado de
«Nacho's», que es una academia de flamenco y de danza, y aquí
estuvimos viviendo bastante tiempo

za, y aquí estuvimos viviendo bastante tiempo

estuvimos viviendo bastante tiempo

teníamos mucha luz

es una parte alta del edificio

que acaba de cerrar, bastante grande,

en la calle Santa Isabel

«Menaje del hogar», en muchos barrios de Madrid. Luego pasó a llamarse
«Darty» y ahora parece que han cerrado en toda la ciudad. Esto llevaba

«Ferretería-Electricidad Santa Isabel»

«Ferretería-Electricidad Santa Isabel», que es uno de esos comercios
que parece que solo cerrarán cuando ese señor se retire o fallezca

un letrero de «Se vende»

veo un

parece que va a ser pronto, veo un letrero de «Se vende»

«Se vende»

Teléfono de contacto seis seis cinco seis ocho ocho dos seis dos

seis cinco seis ocho ocho

seis dos

seis cinco seis ocho

dos seis dos

uno cinco dos

ocho dos seis dos

uno cinco dos ocho seis dos uno

cinco dos ocho seis

uno cinco dos

cinco dos ocho seis

seis dos uno

nueve uno cinco dos

yo también

otro supermercado chino

sitio nuevo que se llama «El Benteveo»

de vida social en esta parte de la ciudad

entonces cafetería

tomando un café y me lo contaba

eso fue hace mucho tiempo

contaba

eso fue hace mucho tiempo

eso fue hace mucho tiempo

se ha hundido

un club todavía

un club

niños

y ahora estáis escuchando niños, porque muy cerca hay un co

Aquí había más sitios. Más abajo hay una copistería

La Casa del Pisto, La Casa de los Torreznos

La Casa del Pisto, La Casa de los Torreznos, La Casa de las Fotocopias

pero

ahora tiene otro nombre

yo recuerdo que

una, vamos

Bueno, aquí la calle ya cambia bastante.

donde entre alguien

aquí, al principio, se

en esta dirección, y creció hacia abajo

hacia la Glorieta de Carlos V, pero es un

en su momento era una calle, así, dentro de lo que era

las galerías de arte de Madrid se distribuían por distintas zonas, dentro

la calle se ha convertido en un puerta con puerta de galerías

una mano a un amigo montando una exposición en

aquí

una mano

una decoración demencial por dentro, era así casi como un bar de viejos

era así como casi como un bar de viejos

cubriendo todas las paredes

hay que reconocer que tenía cierta gra

ellas y llaveros

abrebotellas y llaveros

abrebotellas y llaveros

abre

la

la calle así está llena de

uno seis

donde se preparan oposiciones

y, graciosamente, es la única puerta aquí que no da a una galería

«Cruce», «Cruce», que se mudó

y, cómo no,

lo recuerdo porque fue, en su momento, 95-99, más o menos, un centro

es el sitio que

que

aquí hemos llegado

reuniones y sesiones de trabajo

es el espacio que está utilizando el seminario «Euraca» para sus

hasta la sala «Cruce»

Gracias.

parar.

------------------

Este texto se escribió para la próxima sesión del seminario Euraca. Interesado por la sesión anterior, en la que se exploraban distintas vertientes de poéticas del lugar, y se aventuraban algunas posibles líneas de trabajo relacionadas con el conocimiento situado - poéticas situadas, por así decirlo - decidí plantear un modo de escritura más relacionado con el tipo de ideas que perseguimos en este blog.

El proceso de escritura - de descripción de un lugar - se hizo dando un paseo sonoro por la calle Santa Isabel de Madrid un domingo, grabando un relato oral semi-improvisado de mi vida en y alrededor de esta calle desde septiembre de 1997 (incidentalmente, la fecha en la que alquilé una habitación en un cuarto piso del número 4 de esta calle). En el paseo/relato se mezclaban recuerdos, descripciones de lugares actuales y de lugares que ya solo existen en el recuerdo de algunos de nosotros.

Posteriormente, la grabación del relato se manipuló de una manera algo lo-fi (pasando la grabación a una cassette magnética y trabajando con un reproductor de cassette), y se transcribió.

La intención era realizar un proceso de escritura que, de acuerdo con la idea de pensamiento situado, operara más como una difracción, no un reflejo de una manera de pensar.

El resultado es lo que habéis leído más arriba.

Kamen Nedev

No hay comentarios: